Dos caminos, dos destinos.

 

 

Este diagrama no es original de algún autor humano. Tiene su origen y fundamento en la Palabra del Señor (Mateo 7: 13 y 14). El Señor Jesucristo lo enseñó:

 

Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella;

porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.

 

 

  • Dos nacimientos  : Nacimiento corporal y nacimiento espiritual.

  • Dos puertas         : La puerta ancha y la puerta estrecha.

  • Dos caminos        : El camino espacioso y el camino angosto.

  • Dos destinos       : La perdición eterna y la Vida eterna.

 

¿Dónde radica la diferencia?

 

A la gran mayoría de los seres humanos les interesa la comodidad y aprovechar de disfrutar de la vida mientras sea posible. Antes que llegue la vejez con sus enfermedades y aflicciones. Pasarlo bien aquí y ahora es la consigna; sin reprimir lo que es placentero y entretenido. Trabajar, quizás,  para solventar aquellos pasatiempos.  Todo está permitido siempre y cuando no afecte a los derechos y bienestar de los demás.  O, tal vez, todo está permitido contando con el consentimiento de los demás. 

 

Una notable minoría no piensa así. Esta minoría se siente un tanto incómoda en el mundo que la rodea. En realidad esta minoría sabe que está en el mundo y que no pertenece a él. Se diferencia de la mayoría en la fe. Sabe que la fe no es alguna religión. Es una minoría que ha creido en la Persona del Señor Jesucristo.  Ha entendido que cuando el Señor dijo "Yo soy la puerta; el que por mi entrare, será salvo ...", se refería a la puerta estrecha. Y cuando el Señor dijo "Yo soy el camino", se refería precisamente al camino angosto. 

 

En el dibujo presentado puede observarse que, para entrar por la puerta estrecha e ingresar al camino angosto, es un requisito sine qua non abandonar el camino espacioso.  Además, el hito de la muerte física, ocurre en ambos caminos. Sin embargo, el destino de las almas es competamente diferente.  

 

¿Cómo se llega al camino espacioso? Se accede a él a traves de nuestro nacimiento en este mundo. Este es el camino propio de la humanidad en esta tierra. Y, ¿cómo se accede al camino angosto? Requiere un nuevo nacimiento. El Señor se lo explicó pacientemente a un hombre llamado Nicodemo. Le dijo: "te es necesario nacer de nuevo" Entrar por la puerta estrecha y nacer de nuevo son equivalentes. Ambas expresiones representan el cambio radical que significa recibir por la fe al Señor Jesucristo como Salvador personal. 

 

La diferencia radica en la persona del Salvador del mundo, el Señor Jesucristo.

 

Todos tuvimos un nacimiento corporal, pocos hemos tenido un nuevo nacimiento a la vida eterna.

Todos entramos por la puerta ancha; pocos hemos entrado por la puerta estrecha.

Todos caminamos por el camino espacioso. Pocos hallamos el camino angosto.